Síndrome de Crigler-Najjar tipo II.:

Excluidas las causas hemolíticas, de eritropoyesis ineficaz y hepatopatías, el grupo que resta es el de los trastornos familiares de la conjugación de la bilirrubina.

       El más común es el Síndrome de Gilbert, ya que afecta al 2-5% de la población, se hereda de forma  autosómica dominante posiblemente, con una expresividad variable y los pacientes suelen ser heterocigotos para el gen mutante. La multitud de anomalías descritas asociadas al Síndrome de Gilbert sugiere que este puede no ser una única entidad. El defecto del metabolismo de la bilirrubina es complejo. La enzima conjugante UDP-glucuronil-transferasa está disminuida.

       La ictericia es leve, inferior a 5 mg/dl, de carácter intermitente, y se puede intensificar tras una infección o ayuno y disminuir con la administración de fenobarbital  El aclaramiento de  bromosuftaleina y de  tolbutamida está alterado. Su exploración por lo demás es normal La biopsia hepática muestra una microscopía óptica normal y valores muy bajos de la enzima conjugante de la bilirrubina,  pero el diagnóstico de síndrome de Gilbert no suele precisar estas técnicas, realizándose por exclusión ante ausencia de otras causas de hiperbilirrubinemia indirecta.

       El cuadro no precisa tratamiento y la expectativa de vida es normal, aunque padecerán episodios ictéricos coincidiendo con cualquier infección intercurrente, vómitos repetidos o periodos de ayuno. Como el Paracetamol se elimina  mediante glucuronización, lo que impide su catabolismo por el P450 hacia un metabolito hepatotóxico, este síndrome  puede predisponer a una toxicidad aumentada por Paracetamol, aunque solo se ha descrito en sobredosis.

            El Síndrome de Crigler-Najjar, se asocia con niveles de bilirrubina sérica no conjugada, muy altos. En 1969 Arias distinguió dos variedades según se influencie o no  por la administración de fenobarbital. El tipo I se hereda de forma autosómica recesiva, y no se puede detectar en el hígado  la enzima conjugante de la bilirrubina la glucuroniltransferasa; los afectados suelen morir en el primer año de vida por kernicterus, aunque en ocasiones alcanzan las primeras décadas y ante encefalopatía hepática, puede plantearse un trasplante hepático. El  tipo II, que  también se conoce como Síndrome de Arias, se hereda de forma autosómica dominante, la enzima conjugante está muy reducida, aunque está presente. Responden espectacularmente al fenobarbital, a diferencia del tipo I, y sobreviven hasta la vida adulta. No siempre es benigna y requiere tratamiento con fenobarbital y fototerapia.

Están descritas familias con Síndrome de Crigler-Najjar tipo II, que pueden tener niveles séricos de bilirrubina más propias de un síndrome de Gilbert, incluso se ha evocado la posibilidad de que este tipo II sea en realidad un estado homocigoto de la Enfermedad de Gilbert. También la prueba del ayuno resulta positiva.